Isabel Monge Rodríguez



Sigo agradeciendo el día que apareciste en mi vida. Una amiga me aconsejo que fuera a tu consulta y qué maravilla. Eres muy cercana y familiar y conectas muy bien con cada una de nosotros.

Gracias a ti, no tuve miedo a la palabra cáncer. Debo agradecer que apareciera en mi vida para poder conectar conmigo misma y parar para conocerme un poquito mejor.

Esta entrada fue publicada en . Marcar el permalink.