Procesos de cambio.


Me gustaría compartir contigo cuál es el origen de los procesos de cambio más habituales. En una gran mayoría de casos, hasta que una persona no se encuentra con una dificultad enorme en su vida, no toma conciencia de que quiere hacer algo para cambiar.

En ocasiones pueden ser situaciones conflictivas de enfermedad, de fracaso, de pérdida de seres queridos, de estancamiento de una relación etc.

Y esto es debido a que vivimos nuestra vida de forma automática simplemente reproduciendo patrones y esquemas aprendidos y que ya hemos visto en otros o por la observación de lo que hacen otras personas que nos rodean.

La propuesta que te hago es no esperes a que tenga que ocurrir algo así en tu vida para decidir hacia dónde quieres ir.

La vida es como un viaje y cuando uno sale de viaje, normalmente, decide hacia donde quiere ir.

Imaginemos que en las próximas vacaciones quieres ir a Bali. Probablemente tendrás ya una idea de lo que quieres ver o visitar, y buscarás información, fotos, datos, itinerarios y también te plantearás como ir a ese lugar, que excursiones hacer, lugares donde comer, dormir, nadar, descansar, ver amaneceres o atardeceres.

Cuando hacemos ese planteamiento con nuestra vida, aparecen imágenes de lo que deseamos, que se ajustan al catálogo interno creado con lo conocido.

Y acuden a nuestra mente todos los recursos, habilidades, conocimientos y herramientas que tenemos para poder avanzar hacia donde nosotros deseamos y ir.

La voluntad, en este caso, es una herramienta poderosa para avanzar. Y oirás de las personas cercanas que confían en ti: “Tu Puedes”. Pero a veces … no puedes, no puedes y no sabes por que.

Me gustaría que tomaras conciencia de que es muy importante comprender los programas inconscientes que operan en cada uno de nosotros y que muchas ocasiones nos dificultan para avanzar hacia donde nosotros queremos ir. En ese sentido conocer nuestro proyecto sentido y comprender las memorias trasgeneracionales, de las personas de nuestra familia que nos antecedieron ,es muy importante para poder lograr el objetivo que deseamos.

Las situaciones que vivimos, y que muchas veces consideramos como dificultades y que no sabemos cómo resolver, son sensaciones que ya tuvieron personas de nuestra familia antes que nosotros y a las cuales ellos mismos no le supieron dar una solución.

Quiero ponerte un ejemplo sencillo para que comprendas. Si por ejemplo alguien de tu familia nunca se puso en su lugar en su trabajo, ante su jefe; si no se supo valorar, difícilmente te ha podido enseñar a ti cómo hacerlo. Es como si tu madre no hubiera sabido nunca cocinar; entonces como te va a enseñar a ti hacerlo?.

Y estas carencias las hemos percibido a través de diferentes canales: vista, oído o sensaciones de lo que hemos captado a través de los sentidos en nuestra infancia.

En esa época, hasta los seis años, nuestro cerebro está en estado alfa, las ondas cerebrales son muy lentas, es casi un estado de hipnosis y toda la información entra sin filtro.

La mayoría de las situaciones a las que nos enfrentamos en el presente, y no sabemos resolver, son situaciones en las que nos sentimos como se sintieron nuestros antepasados. No vivimos la misma situación, es imposible. SI tus abuelos vivieron una guerra, tu ahora no la vives, pero puedes estar en un ambiente en el que te sientas en guerra.

Esa es la razón de porqué es tan importante conocer la historia de la familia.

Y en cuanto al viaje … puedes ir en un viaje organizado con un programa cerrado y especifico, o lanzarte a la aventura de vivir la mejor experiencia dejándote sorprender. ¿Lo has experimentado? A veces, cuando sabemos lo que queremos y nos dejamos llevar por la intuición, la vida regala maravillosas sorpresas.

Esta forma de diseñar tu vida es la que enseño en mis cursos o talleres “Dale la vuelta a tu mundo en 40 días”, y que también me guía en mis consultas. Te aventuras a experimentarlo???

Te espero!