De Newton a Planck. ¿Cual es tu sistema de referencia?


Mucho se habla, cuando se habla del lenguaje de la Conciencia y del Cambio de Paradigma, acerca de Física Newtoniana y Física Cuántica; ¿pero realmente sabemos a lo que nos referimos?

Como científica he investigado, pero ahora con otra visión, acerca de lo que nos dice la Física Clásica y la Física Cuántica.

En breve se publicará el video de una conferencia que impartí en Madrid, pero mientras, me apetece contarte lo que planteo en ella.

La cinemática es una rama de la física que describe el movimiento de los objetos sólidos, sin considerar las causas que los originan. Se limita, principalmente, al estudio de la trayectoria en función del tiempo.

La cinemática habla de tres conceptos: trayectoria, distancia y desplazamiento.

La trayectoria es el camino que un objeto recorre. Entre dos ciudades, por ejemplo, se puede llegar recorriendo diferentes caminos. Cada uno es una trayectoria diferente y la longitud de esa trayectoria recorrida es a lo que llamamos distancia. Por lo tanto, dependiendo de la trayectoria, la distancia cambiará.

Recuerda la famosa frase: “Todos los caminos llevan a Roma”, pero depende de como vayas, trazarás una trayectoria distinta y la distancia recorrida será diferente.

¿Estas de acuerdo?

Continúo.

La cinemática define desplazamiento. El desplazamiento es la distancia más corta entre dos puntos, que es la linea recta y está definido también por la dirección, por el cambio de posición.

Sería el cambio de latitud y longitud, con respecto a meridianos y paralelos, y la medida de ese recorrido. Desplazamiento implica cambio de posición.

Observa y piensa en lo siguiente:

Si hay movimiento y se sigue una trayectoria la distancia nunca es nula.

Puedes estar dando vueltas a tu casa, describirás una trayectoria circular y estarás recorriendo una distancia; pero no te habrás desplazado.

El desplazamiento es cero si la posición inicial y final coinciden.

Si le das vueltas a lo mismo, siempre estarás en el mismo lugar al final.

¿Estás de acuerdo?

Quizá tu día se repite en las rutinas de lo cotidiano. Haces, haces, te mueves siempre igual y ¿sientes cansancio pero no avanzas en lo que deseas? Quizá se repiten tus semanas, tus años, tu vida, y ¿sientes que no cambias en lo que deseas?

Newton estableció las leyes de la mecánica clásica que llevan su nombre. La mecánica es la rama de la  física que estudia y analiza el movimiento y reposo de los cuerpos, y su evolución en el tiempo, bajo la acción de fuerzas. 

Y ahora te voy a enunciar estas leyes, para intentar que comprendas el mensaje que tienen para nuestra vida.

Primera ley de Newton o ley de inercia

Todo cuerpo persevera en su estado de reposo o movimiento uniforme y rectilíneo a no ser que sea obligado a cambiar su estado por fuerzas impresas sobre él.

Esto es lo que ocurre en nuestras vidas cuando repetimos nuestros días, nuestras semanas, nuestros años; incluso repetimos las historias que se han vivido en nuestras familias, y la vida se convierte en una rutina de la que no sabemos salir. A ese estado hay quien le llama “zona de confort”: es lo conocido, lo habitual, lo que ya se sabe que va a ser y da una “aparente” seguridad.

Segunda ley de Newton o ley fundamental de la dinámica.

El cambio de movimiento es directamente proporcional a la fuerza motriz impresa y ocurre según la línea recta a lo largo de la cual aquella fuerza se imprime. Solo las fuerzas externas producen cambios en el movimiento.

Hay tres tipos de “fuerzas motrices” simbólicas que nos pueden sacar de nuestra inercia, o de nuestra zona de confort.  Y estas son:

Una situación incómoda: ruptura de pareja, despido en el trabajo, pérdidas económicas, enfados de familia, etc.

La enfermedad: puede que tu mismo o alguien de tu familia tenga un síntoma físico que te saque de la rutina porque necesite atención.

Un problema bucodental: caries, fracturas de piezas dentarias, enfermedades peridontales, etc.

Tercera ley de Newton o principio de acción y reacción.

Con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria: quiere decir que las acciones mutuas de dos cuerpos siempre son iguales y dirigidas en sentido opuesto.

Lee con atención la última parte:  las acciones mutuas de dos cuerpos siempre son iguales y dirigidas en sentido opuesto.

Eso implica que cuando algo te saca de tu zona de confort reaccionas en función de ello, lo externo condiciona tus decisiones y actúas en lucha, huida o bloqueo. Bajo las leyes de newton, pero no eliges libremente hacia donde deseas ir.

Y además estás condicionado por la visión de la vida que te han transmitido tus antepasados … Es muy probable que lo que repites y como te sientes esté relacionado con las memorias de sus experiencias.

La Física cuántica.

Nace como consecuencia de la búsqueda de la explicación al experimento de la emisión de luz del Cuerpo Negro. No se comprendía como interactuaba la materia con la energía. Esto ocurrió en el año 1900, y desencadeno el mayor cambio a la hora de concebir la materia. Buscando en el interior, replanteando que la constituía en lo más profundo.

Te invito a investigar en este tema que condujo como resultado a la experiencia de  la Doble Rendija de Thomas Young del cual se llegó a determinar el Efecto Observador.

Y el Efecto Observador enseña que, dependiendo de lo que el observador espere, la materia se comportará en consecuencia para que el observador observe lo que el ha condicionado. Muestra que el electrón se puede comportar como onda o corpúsculo, pues no es nada específicamente, sino que se expresará en función de lo que el observador determine. Luego es probabilidad.

La gran diferencia entre la visión de Newton de de los Cuánticos es que los segundos incluyen el concepto de probabilidad y eso abre un inmenso abanico de posibilidades antes desconocido.

La diferencia es que desde la visión de Newton toda causa tiene un efecto; y desde la visión Cuántica se causa el efecto. Del principio de acción y reacción al efecto observador.

Entonces, una de las grandes cuestiones de hoy en día es ¿Bajo que sistema de referencia vives? ¿Vives en la casualidad o en la causalidad? ¿Eres víctima de las circunstancias o creador de tu destino?

Te invito a profundizar en ti: REINICIA TU VIDA.