Descodificación dental


La Descodificación Dental consiste en leer la información transportada por los dientes y esta información nos habla de conflictos, preocupaciones y distorsiones diversas que está viviendo la persona afectada por cualquier patología dental o bucal.

El sistema nervioso humano funciona gracias a los impulsos eléctricos generados en el cerebro y transportados a través de millones de neuronas y nervios, hacia todas las áreas, músculos y órganos del cuerpo.

Los dientes son conductores eléctricos y por lo tanto, cualquier desequilibrio o interferencia eléctrica en la transmisión de los impulsos neuronales podrá afectar a la capa exterior del diente, e incluso al hueso que lo sostiene.

Esos desequilibrios o interferencias eléctricas, a los que se hace mención, pueden venir dadas por desarmonías y preocupaciones que estemos viviendo en nuestro día a día.

Si hay algo que nos está preocupando y a lo que no encontramos una solución satisfactoria, sin duda, va a afectar a nuestro sistema nervioso y va a modificar el flujo o magnitud de los impulsos eléctricos neuronales.

Cada diente está situado en un punto concreto de la boca y por cada zona de la boca pasan líneas de impulsos eléctricos. Cada línea o área bucal está relacionada con una magnitud, emoción o un tipo de pensamiento asociado a situaciones o tipos de relaciones que vivimos a diario. Si existen situaciones que están generando mucho estrés, acabará generando un cambio de polaridad eléctrica en una área concreta y dejará de crecer el esmalte del diente que esté situado en esa zona. El esmalte comenzará a degenerarse y provocará una caries. Lo normal será ir al dentista y reparar la caries, pero si el conflicto persiste, se va a continuar destruyendo el esmalte y podrá llegar a destruir la pieza dental.

Esto es muy importante a la hora de entender el porqué en muchas ocasiones el cuerpo rechaza un tratamiento odontológico. Hay que entender que si persiste la preocupación o conflicto que ha generado el cambio de polaridad eléctrica, puede afectar a la reparación que efectúa el profesional odontológico.

Es por eso, que es de suma importancia hacer un trabajo de reparación física de la pieza dental, complementándolo con un trabajo de toma de consciencia respecto a cual es la causa emocional que ha provocado la disfunción dental. Si se toma conciencia de la causa emocional de fondo, repercutirá en una reparación estable y duradera de la pieza dental, o en una sanación y recuperación en caso de enfermedad bucal.