HIPNOSIS ERICKSONIANA


La hipnosis ericksoniana se trata de una conversación en la que se emplea un lenguaje simbólico para guiar el inconsciente del paciente hacia la fuente de sus conflictos, y propiciar una resolución. La hipnosis ericksoniana a diferencia de la hipnosis tradicional, se basa en la relajación con participación del paciente.

Es un método creado por el psiquiatra norteamericano Milton Ericsson, y se trata de una técnica de inducción al estado hipnótico con fines terapéuticos.

La hipnosis es un estado de conciencia alterado, intermedio entre la vigilia y el sueño, y es parte de nuestros procesos naturales concentración.

La hipnosis tradicional se basa en la sugestión, pero la hipnosis ericksoniana se basa en estados de relajación más o menos profundos y en la participación activa del paciente, mediante una conversación, o el uso del lenguaje simbólico. El terapeuta guía el inconsciente del paciente para que pueda afrontar y solucionar sus problemas.

No es posible “manipular”, “reprogramar”, acceder a partes inconscientes oscuras o hacer aflorar recuerdos traumáticos acontecidos, en mayor medida de lo que se lograría en cualquier conversación habitual.

Para Ericsson no existen conductas inapropiadas, porque corresponden a una reacción ante un contexto, de este modo, también estaría en poder del sujeto la respuesta a sus preocupaciones.

En la hipnosis ericksoniana todo el mundo es hipnotizable, pero las formas de abordaje de la hipnosis se adecuan al individuo. El sujeto permanece consciente durante la sesión.

El objetivo es orientar a la persona hacia la solución y ponerla en contacto con sus PROPIOS RECURSOS para que ella misma produzca los cambios que elija.