8 de marzo


Para mi hoy es una fecha muy especial. Probablemente pienses, al leerlo, que es por ser mujer; pero no. Casualmente hoy es el aniversario del matrimonio de mis padres y es por esta razón tan especial que yo estoy aquí.

Nací en un cuerpo de mujer, pero no soy una mujer, soy mucho más. Como cada ser humano, sexo, nacionalidad, estado civil, religión, estudios, nivel de estudios … son etiquetas que solo dan una idea parcial de quienes somos.

Como mujer he tenido la fortuna de acoger la vida en mi cuerpo y dar a luz a mis hijas; lo cual es una experiencia que agradezco haber vivido. Mi cuerpo es ágil, mis manos hábiles, pero no tengo mucha fuerza física. Y cuando no puedo con algo, con una maleta por ejemplo en el tren, pido ayuda.

Comparto la idea de Marie Curie, una mujer extraordinaria, química de formación, como yo que vivió entre 1867 y 1934 :

«Nunca he creído que por ser mujer deba merecer tratos especiales. De creerlo estaría reconociendo que soy inferior a los hombres, y yo no soy inferior a ninguno de ellos».

El respeto, el reconocimiento, la valoración tiene que empezar por cada una de nosotras.

No tiene sentido, desde mi punto de vista, estar en guerra con los hombres. Todos somos responsables de las historias que vivimos. Solo respetándonos a nosotros mismos, poniéndonos en nuestro lugar y valorando lo que hacemos conseguiremos los cambios. Jamás por la imposición o la leyes de los hombres, por que son cambiantes y pasajeras.

Invito a cada ser humano a hacerse responsable de su vida y a confiar en si mismo, ya haya nacido en un cuerpo de hombre o de mujer. Invito a cada ser humano a acogerse a si mismo en su femenino, que se encuentra en lo más profundo de las entrañas; a amarse a cuidarse y a respetarse, para que de esa  forma cada uno pueda encontrar su camino y su lugar; para que saquemos nuestra esencia, el Oro que hay en el interior y creemos una forma de relacionarnos basada en el respeto.

 

Feliz 8 de marzo y Feliz Vida!!!!