14 de Febrero.


Según dicen, hoy es el día de los enamorados. Y cuando hablamos de enamorados, normalmente, acuden a nuestra mente parejas formadas por un hombre y una mujer, o también dos hombres o dos mujeres en actitud amorosa.

Parece que enamorarse es privativo que sea de otro; y es uno de los mayores errores que se pueden cometer.

Hemos creído que el Amor está fuera y que cuando nos enamoramos es porque alguien nos hace sentir algo único y por tanto, si esa persona desaparece, desaparece nuestra fuente de amor y lo perdemos todo.

Es común pensar que “estar enamorado” se debe a la presencia de alguien particular en nuestras vidas. Incluso la prensa, cuando un periodista ve a un personaje famoso más alegre o feliz de lo habitual enseguida le preguntan si está enamorado, si hay alguien especial en su vida que le hace feliz, preguntan a quien se debe esa sonrisa.

Entonces, todo parece indicar que estar enamorado y ser feliz es algo que depende de la suerte de que alguien se fije en ti, te mire, te considere… ya nada más lejos de la verdad.

¿Que es lo importante para sentir eso que llamamos amar a alguien?

Desde mi experiencia ese sentimiento aparece cuando conocemos a esa persona y podemos apreciar sus valores, sus dones, sus cualidades, su talante, su inteligencia, su valía, su actitud ante la vida, su belleza tanto exterior como interior y un largo etcétera.

Si entendemos que somos como campos electromagnéticos que atraemos a nuestra vida aquello con lo que vibramos, si entendemos que vibramos cuando hay coherencia entre lo que pensamos y sentimos, nos daremos cuenta de que todo empieza por uno mismo.

Entonces, hoy y cada día de tu vida te recomiendo que te dediques a conocerte y a reconocer tus múltiples capacidades. Da igual lo que te hayan dicho otros durante toda tu vida. Es hora de que empieces a reconocerte, a valorarte, a ser consciente de todo lo que hay en ti y a disfrutar de ello.

A menudo, en mis cursos bromeo y cuento como yo valoro cada pequeño gesto que yo hago en mi vida. Si, como si no tuviera abuela  (jajajajaja). No hay que contárselo a nadie, no te preocupes no te lo voy a contar a ti ahora; pero encuentro muy divertido valorar cosas pequeñas que hago en cada instante.

Y eso va haciendo que cada vez pueda valorar cosas mayores con normalidad.

Y cuando vas haciendo eso, y lo conviertes en un hábito objetivo, intimo y personal te vas a ir enamorando poco a poco de ti, que eres la persona con la que pasas 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año.

Y de esa manera tu valor por ti mismo, ya no depende de los demás; lo sientes tu por ti mismo y entonces aparecerá la persona que vibra de la misma manera. Y si compartes tu vida desde este punto, lo harás por el mero placer de compartir felicidad.

Así es que hoy, y cada día de tu vida: AMATE A TI MISMO. ENAMORATE DE TI.

Y si no sabes como, vente conmigo te acompaño: REINICIA TU VIDA!